III Marcha Nordic Walking Nocturna de la Alhambra – Granada

En esta ocasión nos trae una interesante crónica Oscar, sobre la marcha de nordic walking que tuvo lugar el pasado 23 de junio en Granada. Impresiones de primera mano que nos motivan para seguir practicando marcha nórdica.

III Marcha NW Nocturna de la Alhambra, Granada 23 Junio 2018 by OSCAR

Mañana es la prueba. No comenzaré la crónica con la usual referencia al tiempo, porque esto es Granada y ya estamos en verano, así que callado está todo dicho.

Soy el único representante de mi club, acudiendo a la prueba por primera vez y sin referencias de ediciones anteriores. Por ahora lo único que tengo es la impresión de que cuenta con una potente organización y así espero también su desarrollo.

A principios de semana los participantes hemos recibido por email un dossier muy completo, con los aspectos descriptivos de recorrido y reglamentación de la prueba, así como de los servicios de apoyo radicados en el Polideportivo La Bola de Oro, muy cercano a la salida y meta.

Reseñable y de agradecer a la Organización, que también haya incluido en el dossier aspectos colaterales a la propia prueba, recomendaciones de socorro, previsiones meteorológicas e incluso un extracto muy concreto y comprensible de la técnica del Nordic Walking aceptada por la FEM.

Dicho así, parecería que no había información anteriormente a este dossier; nada de eso: la información en la web y para la inscripción ha sido muy prolija y útil, apoyada en el desarrollo de ediciones anteriores, si bien la actualización definitiva ha llegado casi en el último momento. Quizá tenga que ser así.

Hoy es el dia, bueno, la noche.

Primero, vamos a aprovechar la facilidad que nos brindan a los participantes de recoger con antelación los dorsales en horario de mañana, en una céntrica tienda de deportes de Granada y hacer un poco de callejeo y dieta de hidratos aquí y allá.

A los que nos hemos inscrito antes del 10 de Junio nos obsequian con una camiseta conmemorativa, al resto con una mochilita portazapatillas, también muy resultona.

Se aproxima la hora. Treinta minutos antes ya vamos desfilando a través del cajón de salida donde supervisan un orden, otorgando preferencia a los cadetes y al ranking del campeonato de Andalucía, controlando además que contemos con el material necesario y reglamentario. Dado el carácter nocturno de la prueba y a pesar de haber luna suficiente, es obligatorio portar cada uno una lamparita frontal para ir iluminando el recorrido. El año pasado ya hubo algún episodio que les aconsejó hacerla obligatoria en lo sucesivo.

El trazado de la prueba es un recorrido de ida y vuelta de 12 kilómetros en total, con salida y llegada en el Complejo Deportivo Bola de Oro, transcurriendo por los senderos de las Minas y Fábrica de Oro de la Alhambra, Dehesa del Generalife, alrededor del río Genil y unos 2 kilómetros por el interior Histórico-Monumental del Cementerio de San José, en que es obligatorio el uso de tacos de goma, al tratarse de un espacio con protección especial, bastante reñido con las puntas de nuestros bastones.

Por tanto a nuestras innegables destrezas técnicas habrá que añadir la de calzar y descalzar bastones en plena prueba con elegancia y sobre todo, con rapidez.

A una dificultad moderada de la prueba, con un acumulado ascendente de 180 metros y pendiente de más de un 10% en un tramo, se añadió el estado extremadamente seco del camino, que quedó convertido en una nube de polvo habitada por muchas decenas de marchadores apretujados con respiración entrecortada y tropezones varios.

Como no hay mal que cien años dure, y como sucede en todas las carreras, el pelotón se fue estirando y transcurridos los primeros tres kilómetros, la nube de polvo se fue disipando para nuestro desahogo.

Mención aparte merece el elemento diferencial y que daba carácter único al recorrido. Es el tramo que recorre el interior del cementerio, un conjunto monumental del que pueden estar orgullosos los granadinos por su belleza y estado de conservación en toda su extensión.

Fue una gozada marchar a través del intrincado y muy bien señalizado laberinto de pasillos y senderos. Topandome con vistas a cual más sorprendente a la vuelta de cada recodo y apreciando un frescor en el ambiente del que carecía el resto del recorrido. Frescor del que todo ese mármol había hecho acopio durante todo el día para ofrecérnoslo como premio al esfuerzo que suponía llegar hasta allí.

A ver ahora quién hace ascos a un cementerio por la noche. Gracias a Pepe y a toda la organización de cxmdelaalhambra por todas las facilidades, por una gran organización y brindarnos esta oportunidad, espero acudir a nuevas ediciones y con una mayor representación de mi club.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: